La Edad Heroica

En un tiempo mítico entre la prehistoria y la historia, las leyendas fueron forjadas con la sangre de los hombres.

En un mundo donde la brujería es real y en que los dioses tienen gran influencia en los asuntos diarios de los hombres, el hombre, pequeño ante una naturaleza vasta e indómita, acaba de salir del estado animal. Empieza a levantar la vista hacia los cielos, a mirar a su alrededor. Empieza a ver el mundo y a pensar formas de dominarlo y de prosperar.

Es una época de grandes guerras, de sabios reyes y de civilizaciones que nacen; una época en que los monstruos y semi-dioses vagan por el mundo; una época de aventuras, de exploración, de misterios.

En un tiempo como éste, las gestas de un gran hombre pueden decidir el destino del mundo. Estos grandes hombres y mujeres son llamados héroes, y por ellos esta época se denomina La Edad Heroica.


Secciones

El Mundo

Reglas


Hesíodo y la Edad Heroica

Según Hesíodo, uno de los más grandes autores griegos de la antigüedad, la historia de la humanidad se divide en 5 edades.

La cuarta de ellas es llamada Segunda Edad del Bronce o Edad Heroica. Empieza tras el gran diluvio y finaliza con el advenimiento de nuestra era, cuando los dioses abandonan definitivamente a los humanos.

Esta época es la que vio vivir a los héroes y semidioses que participaron en grandes gestas, como por ejemplo el viaje de los Argonautas o la Guerra de Troya.

Después de que la tierra hubo escondido esta generación, Zeus Cronida suscitó otra divina raza de héroes más justos y mejores, que fueron llamados Semidioses en toda la tierra por la generación presente.

Pero la guerra lamentable y la refriega terrible los destruyeron a todos, a unos en la tierra Cadmeida, delante de Tebas la de las siete puertas, en tanto combatían por los rebaños de Edipo; y a los otros, cuando en sus naves fueron a Troya, surcando las grandes olas del mar, a causa de Helena la de hermosos cabellos, Ios envolvió allí la sombra de la muerte.

Y el Padre Zeus les dio un sustento y una morada desconocidos de los hombres, en las extremidades de la tierra. Y estos héroes habitan apaciblemente las islas de los Bienaventurados, allende el profondo Océano. Y allí, tres veces por año, les da la tierra sus frutos. ¡Oh, si no viviera yo en esta quinta generación de hombres, o más bien, si hubiera muerto antes o nacido después!

Hesíodo (Los Trabajos y los Días)

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-Share Alike 2.5 License.